Los últimos cuatro años de neoliberalismo no pasaron como si nada para el magisterio santafesino: se agravó la salud de maestras y maestros. Entre las principales razones, cuentan las condiciones de trabajo, atender a las necesidades sociales, el desplazamiento de la función educativa de la escuela por la atención de los comedores y la inseguridad. El panorama lo describe el médico especialista en salud laboral Jorge Kohen, quien propone aprovechar los tiempos paritarios para acordar un Programa provincial santafesino de salud y trabajo docente.

Hasta el jueves pasado, en Rosario se registraron 33 muertes violentas. El dato es alarmante y anticipa el clima que rodea el trabajo en las escuelas. “En las escuelas viene pasando lo mismo que en los centros de salud. Médicos y maestros antes eran respetados por cualquier lugar en que se movieran, pero lo que ha generado el neoliberalismo es la disolución del lazo social. La inseguridad atraviesa todas las clases sociales y afecta también a docentes, asistentes escolares y estudiantes, a todos”, advierte Kohen en charla con este medio.

En un informe de su autoría difundido esta semana, rescata la reapertura de las paritarias nacional y provincial docentes como la oportunidad “para discutir junto al salario y la calidad educativa, las condiciones de trabajo y los problemas vinculados con la salud laboral” del magisterio.

En el plano de la provincia de Santa Fe, destaca que el gobernador Omar Perotti impulse el programa “Todas las chicas y los chicos en la escuela aprendiendo”, pero considera indispensable sumar que esa meta sea “con docentes sanos, condiciones y medioambiente de trabajo saludables, además de bien remunerados y con un alto nivel de reconocimiento estatal y social por la labor que realizan”.

Neoliberalismo que enferma

“Las políticas neoliberales –señala Kohen – han profundizado el deterioro en la salud de los trabajadores de la educación. El ajuste presupuestario, el abandono de la educación pública, la falta de inversión sobre todo en edificios escolares, la caída del salario, el destrato, la descalificación permanente a la docencia y sus sindicatos, junto a los niveles alarmantes de violencia en las escuelas son las causas principales de que cada vez existan más docentes en condiciones de alta vulnerabilidad en su salud mental y orgánica”.

Durante “los cuatro años de desgobierno de Mauricio Macri se incrementó la carga mental y general de trabajo para docentes y asistentes escolares”, y hubo un claro desplazamiento de la función pedagógica hacia la atención de la asistencia alimentaria y social. “Por eso asistimos hoy a la Emergencia Alimentaria, a la creación del Consejo Federal Argentino Contra el Hambre y al Plan Nacional contra el Hambre como una prioridad del Gobierno del Frente de Todos, que ya se han comenzado a implementar”, señala Kohen, investigador del Consejo Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y ex Gerente Prevención de Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT).

A la urgencia por atender los dramas sociales se suma el aumento de la violencia, que “penetró desde el 2016 aún más en la trama del proceso educativo y en la escuela, transformándose en el factor psicosocial más importante del proceso de trabajo docente”, indica y detalla: “El resultado es un incremento cuantitativo de las formas de desgaste psicológico y de malestar”.

Qué pasa en Santa Fe

El médico especialista alerta que en la provincia de Santa Fe “se comprueba un incremento alarmante del deterioro de la salud de docentes y asistentes escolares desde 2012 a diciembre del 2019, como lo demuestran los datos obtenidos de los programas SARH (Sistema de Administración de Recursos Humanos) y ZIPER donde se registran las licencias por enfermedad”.

En 2012 se registraron 157.320 solicitudes de licencia por enfermedad incrementándose al 2019 a un total de 414.595.

Un dato preocupante que se desprende de estas investigaciones es que “al no existir una política coherente y sistemática en materia de salud de los trabajadores de la educación” el desgaste de la docencia se profundiza a lo largo del año de trabajo, y ni el receso de verano alcanza a revertirlo.

Al respecto, Kohen cita una investigación realizada con el Sadop Rosario, conjuntamente con la carrera de Especialización en Medicina del Trabajo (UNR) durante los años 2016/17, donde se demuestra “que la evolución del ausentismo se explica por la acumulación y transformación de la fatiga y el estrés, que se acrecientan a lo largo del año como consecuencia de los factores psicosociales predominantes en la condiciones y medio ambiente del magisterio”.

“Es significativo –apunta Kohen- cómo a lo largo del año cambia el tipo de fatiga predominante, siendo fatiga general y muscular los síntomas que dominan a comienzo del año académico, y al finalizar en diciembre lo dominante es la fatiga mental”.

Ni presentismo ni “tablitas”

Kohen sostiene que un programa que atienda a la prevención y la enfermedad laboral docente es clave para asegurar un buen ejercicio (y saludable) de la docencia. “Es necesario señalar –destaca- que el haber sustituido, en los hechos, desde finales del 2012 hasta la fecha el Programa de Asistencia a los Trabajadores Ausentes por Enfermedad, en particular la asignación de un médico o psicólogo de cabecera a los docentes con licencias de larga duración, para implantar un tradicional control de ausentismo, cortó los incipientes avances logrados desde mediados el 2008 y duplicó el ausentismo docente por enfermedad en diciembre del 2019”.

Para el investigador, las discusiones paritarias deberían tener presente que ya está bien demostrado que los controles de ausentismo más tradicionales no sirven para atender los malestares del magisterio: ni presentismo ni controles “de carácter burocrático administrativo policial y la denominada ‘tablita’, que pretendió regular los días de licencia de acuerdo a las patologías, ignorando el aspecto individual de cada sujeto trabajador”.

Como contrapartida impulsa la implementación de un Programa Provincial Santafesino de Salud y Trabajo Docente que, entre otras estrategias, contemple la creación de la Secretaría de Salud, Seguridad y Medioambiente del Trabajo Educativo Saludable; un programa de asistencia a los trabajadores ausentes por enfermedad en sustitución de los llamados “controles burocráticos” de ausentismo, y otro integral y preventivo de salud y trabajo docente que intervenga simultáneamente sobre las condiciones y medio ambiente de trabajo.

“Desde el año 1992 comenzamos a estudiar e investigar la problemática de la salud y el trabajo docente participando en distintas instancias de investigaciones y debates, nacionales e internacionales. Sin embargo, nos queda la sensación de que cuando proponemos acciones con bases científicas ante los responsables de ejecutarlas, le estamos hablando a la pared. Esperemos que esta vez sea diferente”, aspira el investigador Jorge Kohen.

TIPO LICENCIA 2012 2019
Enfermedad Corta Duración 117.889 358.061
Enfermedad Larga Duración 39.431 56.045
TOTAL 157.320 414.106

 

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

El Centro de Aislamiento, a disposición

Perotti y Javkin recorrieron las instalaciones montadas en el Hipódromo de Rosario para al